(Cortesía)

El Gobierno de EE.UU. insistió hoy en la necesidad de mantener, junto a otros países de la región, una campaña de “presión sostenida” para forzar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, a “volver a la democracia”, liberar a los “presos políticos” y permitir la entrada de ayuda humanitaria.

Un portavoz del Departamento de Estado, Robert Palladino, hizo esas declaraciones durante una rueda de prensa al ser preguntado sobre si Washington desea que el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, tenga un papel más activo en las relaciones con el país caribeño.

Sin mencionar al nuevo mandatario brasileño, Palladino dijo: “Hay muchos países que son activos con nosotros, y es una clara mayoría y siempre hay más cosas que podemos hacer. Necesitamos aplicar una presión sostenida sobre el régimen de Maduro”.

El portavoz explicó que esas acciones “son necesarias para un retorno a la democracia” y aliviar el “sufrimiento” del pueblo venezolano, que “necesita desesperadamente el acceso a ayuda humanitaria”, una propuesta que Caracas interpreta como un intento de agresión por parte de Washington.

Palladino reiteró su petición para que el Gobierno de Maduro restaure la Constitución de 1999 y “respete los derechos humanos y la autoridad” de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), controlada por la oposición desde 2016 y que el chavismo ha tratado de sustituir con la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

La ANC fue creada en 2017 solo con miembros del chavismo y su legitimidad no ha sido reconocida por EE.UU., la Unión Europea (UE) y una docena de países latinoamericanos.

“Apelamos al régimen de Maduro a que libere a todos los presos políticos y permita la entrada de asistencia humanitaria para las necesidades urgentes del sufrido pueblo de Venezuela“, añadió Paladino.

El ultraderechista Bolsonaro ha mostrado su oposición al Ejecutivo de Venezuela y ha criticado a los exmandatarios brasileños Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, quienes por ser “favorables” al Gobierno de Maduro, no tomaron ninguna medida para “cambiar el régimen venezolano”.

El número de migrantes y refugiados venezolanos que llega a Brasil ha pasado de 3.425 en 2015 a 75.000 en 2018, según un informe publicado en septiembre por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Brasil juega un papel importante en el Grupo de Lima, que agrupa a una docena de Estados latinoamericanos que consideran rota la democracia en Venezuela y que EE.UU apoya desde fuera. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.