Lo que favorezca el continuismo de la hegemonía es perjudicial para Venezuela, y lo que contribuya a superar la hegemonía es favorable para la causa democrática de los venezolanos.

Por estas razones, no puedo compartir el ánimo auspicioso de algunos voceros opositores en relación con el “nuevo” CNE. Se ha afirmado que se trata de un paso decisivo para la reconstrucción de la democracia venezolana… Tal tipo de afirmaciones son delirantes.

Cierto que en este CNE hay personas honorables y valientes como, por ejemplo, Roberto Picón y León Arismendi. Pero también es cierto que el control hegemónico sobre el llamado Poder Electoral se mantiene, y ello ayuda a apuntalar la fachada seudo-democrática del poder establecido.

Más allá del tema del origen ilegítimo de las designaciones, por parte de una Asamblea oficialista, que se sustenta en la usurpación de poderes y en comicios que no han sido ni libres ni limpios, está otra realidad, sin duda más importante, que es la naturaleza despótica, depredadora, corrupta y anti-constitucional del régimen imperante.

Esto es el género y aquello la especie. El avasallamiento de los derechos humanos en Venezuela, sean políticos, civiles, sociales o económicos, se deriva del carácter arbitrario, mandonero, es decir despótico, de la hegemonía roja y su amplia gama de enchufados políticos y económicos; además, claro está, de los patronos cubanos, y de las estrechas y opacas relaciones con otros despotismos, incluyendo instancias de delincuencia organizada.

Si todo ello continúa, la catástrofe nacional seguirá y se profundizará, y el repudio a Maduro y los suyos, sería compensado con habilidosas expectativas electorales.

Lo primero siempre es el fundamento, la base, las premisas. En el caso de la tragedia venezolana, las premisas no son difíciles de entender.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.