10 noviembre 2012

Ascenso post mórtem a oficial caído en enfrentamiento: Henrique F. Salas exige al Gobierno Nacional que investigue por qué el hampa tiene un FAL

Heberlizeth González C.
hgonzalez@el-carabobeno.com

El gobernador del estado Carabobo, Henrique Fernando Salas, otorgó el ascenso post mórtem al oficial Richard Javier Díaz Sequera y la condecoración “Cruz de la Fuerza Policial del Estado Carabobo”, quien perdió la vida durante una persecución de secuestradores. Lamentó lo sucedido con el funcionario, por lo que exigió al Gobierno Nacional que investigue el caso, puesto que el grupo armado utilizó un Fusil de Asalto Liviano (FAL), contra el oficial, arma exclusiva de la Fuerza Armada Nacional (FAN). “No es posible que el hampa tenga un fusil, cuando sólo lo tiene la FAN”, agregó. 

En un acto realizado en horas del mediodía del viernes en la Funeraria Quo Vadis, el oficial Richard Javier Díaz Sequera (31), fue ascendido post mórtem a oficial agregado, luego que perdiera la vida este jueves durante el ejercicio de sus funciones. 

“Richard Díaz Sequera era uno de los funcionarios más queridos de la institución, un hombre valiente que sólo se atrevió a combatir a un grupo de hombres armados, pero fue recibido a disparos”, comentó el gobernador. 

Con esta muerte -sostuvo Salas- ascienden a 329 los funcionarios de diferentes cuerpos policiales, asesinados en todo el país, en lo que va de año, lo que significa que casi 30 agentes pierden la vida al mes a manos del hampa, o uno diario en todo el territorio nacional. “Algo nunca antes visto en Venezuela”. 

Sólo en el estado Carabobo, 42 funcionarios de diversos cuerpos de seguridad (policías estadal, municipales y GNB), han sido ultimados en lo que va de año, 18 de los cuales, pertenecían a la Policía estadal, 10 de ellos, cumpliendo con sus labores. 

Los restos de Díaz Sequera fueron sepultados en el Cementerio Jardines Campo de Paz, ubicado en el municipio San Joaquín. Deja una niña de 10 años huérfana.  

Banda “Los Maracuchos”

El comandante general de la Policía de Carabobo, comisionado Pedro Bencomo, señaló que la banda involucrada en la muerte del funcionario es conocida como “Los Maracuchos”, dedicada al robo de carros y secuestro, operan en Zulia, Carabobo, Aragua y Lara. 

Bencomo dijo que los abatidos durante el procedimiento poseían identidades falsas. Quien fuese identificado como Wilmer Vicente Piar Piar, era Eudo Antonio Ferrer Noguera (29), solicitado por secuestro y porte ilícito de arma de fuego, tenía orden de captura por el Cicpc Maracay. 

El otro hombre que falleció, quien supuestamente respondía al nombre de José Ramón Torres Suárez (29), fue verdaderamente identificado como José Gregorio Briceño Castillo (32), quien tenía dos solicitudes ante el juzgado Octavo de Control por homicidio calificado y robo a mano armada, dos por la Fiscalía 46, dos por la Fiscalía 24, todas por el estado Zulia y una por la Subdelegación San Francisco del Cicpc, según expediente 789011. 

Una de las pistolas incautadas fue una Pietro Beretta, con los seriales limados y un cargador. Otra Pietro Beretta TX24787, al parecer era propiedad del secuestrado. 

Acerca del hecho, el jefe policial recordó que Richard Díaz, habría recibido tres balazos con una pistola 9 mm desde un vehículo marca Chevrolet, modelo Aveo, color azul, placa AE404NA, donde llevaba a la víctima secuestrada, sin embargo, resistió dado que llevaba el chaleco antibalas. Los raptores habrían partido el vidrio trasero del carro y disparado con el FAL, que sí traspasó el chaleco e hirió al oficial. Inmediatamente, se originó otra persecución con intercambio de disparos, donde dos de los posibles delincuentes cayeron abatidos. Al menos ocho integrantes  de la banda, lograron escapar. 

El comisionado destacó que “a pesar del dolor que sentimos, seremos implacables con las investigaciones a fin de dar con el paradero del resto de los culpables”.  

Asesinado hombre  en Santa Rosa

Como Luis Alberto Martínez Barreto (37) quedó identificado el hombre que fue asesinado dentro de un vehículo, la noche del jueves en la calle Farriar cruce con Intercomunal La Isabelica, parroquia Santa Rosa de Valencia. 

Se conoció que Martínez conducía un vehículo Eskoda Octavia, placa AA567MB, cuando al parecer fue atacado a tiros por sujetos desconocidos. El cadáver fue hallado por funcionarios policiales que patrullaban por la zona. 

El carro resultó estar solicitado por robo de fecha 31 de agosto de 2012, ante la Subdelegación Valencia. 

Una comisión del Cicpc Subdelegación Valencia acudió al lugar para levantar el cuerpo e iniciar las averiguaciones relacionadas con el caso para dar con la captura de los responsables. La policía científica maneja como posible móvil el ajuste de cuentas, sin embargo, no descartan otra hipótesis. 

En otro hecho violento, Tomás Antonio Orellana (18) murió, aproximadamente a las 7 de la noche del jueves, en el Centro de Diagnóstico Integral (CDI), de Paso Real, luego de ser baleado en Flor Amarillo. Aparentemente, el joven fue interceptado por hombres armados que sin mediar palabra le dispararon. (HGC)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.