COMPARTE

Prurito, sequedad, presión, dolor, falta de excitación, incontinencia urinaria, sensación quemante, flujo maloliente e irritación vaginal: síntomas típicos del trastorno de atrofia urogenital. Característico en el 40 por ciento de las mujeres que llevan tres años con la menopausia, debido a la falta de estrógeno, por lo cual el tejido mucoso de esta área tiende a volverse flácido. Situación que, casi todas las mujeres pueden llegar a padecer, pero pocas consultan por tabúes.

Pero, mientras más temprano la mujer acuda al especialista, más rápido se aminorarán estos síntomas molestosos, reveló la doctora Alegría Voldman en el programa Por tu Salud, que se transmite por El Carabobeño Radio, de lunes a viernes de 11 y media a 12:30pm.

Es muy común que las mujeres que tienden a sufrir de atrofia urogenital, tienda a asumir que estos síntomas como normal del proceso del envejecimiento y no busca ayuda. “Hay que concientizar a las pacientes de que existe tratamiento para el trastorno de la atrofia urogenital, de muy poco riesgo”, agregó la especialista.

La atrofia urogenital se presentan por el nivel de disminución del estrógeno a nivel vaginal, uretral y vesical, lo que hace que la capa que los recubre -el epitelio- se adelgace. Cuadro que genera una serie de cambios, porque al bajar las células superficiales hace que el glicógeno -que está en las células epiteliales- desaparezca y el lactobacilo ya no transforma ese glicógeno en ácido lácteo, por lo tanto el ph de una mujer en edad reproductiva que es ácido se torna alcalino durante la menopausia por la falta estrogénica. Este proceso, hace que no haya defensa a nivel de la vagina y de la parte uretral contra los organismos infecciosos.

Como consecuencia, ocurren infecciones a repetición, además por ese adelgazamiento la paciente tiende a presentar ardor vaginal para orinar e incontinencia urinaria (escapes espontáneas de orina).

Existen tratamientos con terapia estrogénica local, con muy poca absorción sistémica y con poco riesgos para desarrollar patologías cancerosas. Y aquellas mujeres con problemas de cáncer de mama o de endometrio, puede usar terapias no hormonales que se pueden usar a diario para hidratar la mucosa vaginal y uretral, a base de polímeros o ácido hialurónico. Así, mejorarán los síntomas infecciosos que venía presentando la mujer, ya que el ph de la orina se volverá ácido.

Y ante la costumbre de muchas mujeres que tiende a disminuir la frecuencia de las relaciones sexuales por temor al dolor y las molestias por padecer de esta patología, comentó la doctora Voldman que más bien se recomienda, porque pudiera agravarse al no ejercitar la musculatura vaginal.

Pero, no solo se trata de la parte sexual, sino que también al mantener el grosor de la mucosa urogenital se estaría evitando infecciones urinarias, aclaró la doctora Voldman.

Evitar los hilos dentales, como los bluejeans muy ajustado, o estar muchas horas sentadas; al igual que dejar a un lado las duchas vaginales, recomendó la especialista. Pero, sí tomar el hábito de ejercicios del piso pelvico dos o tres veces al día hace que el músculo se ejercite y agarre fuerza.

Además, de no dejar de ir al ginecólogo, así se llegue a la edad madura.

Más detalles de la entrevista completa por nuestra página www.el-carabobeno.com/salud y por nuestro canal youtube, colocando Por Tu Salud, conducido por Ana Isabel Laguna

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.