COMPARTE


El gobernador de Norte de Santander criticó el cierre (Foto Archivo)

AFP

Las autoridades venezolanas iniciaron este lunes los cierres nocturnos de la frontera de 2.200 kilómetros con Colombia para tratar de frenar un contrabando que involucra cada día millones de litros de gasolina y decenas de toneladas de alimentos subsidiados, en un momento de grave escasez en Venezuela.

Pero este paso fronterizo, uno de los más transitados de Sudamérica y en el que el contrabando es visible durante el día, ofrecía un aspecto inusualmente solitario a esa hora: los pocos vehículos y peatones que, pese a las advertencias de las autoridades, apuraron demasiado para cruzar en uno u otro sentido se toparon con las fuerzas de seguridad.

Para el gobernador del departamento colombiano de Norte de Santander (este), limítrofe con Venezuela, Edgar Díaz, “hay que buscar otras estrategias” que frenen el contrabando y a la vez no afecten el tránsito de los habitantes de la zona. “No siempre la medida más fácil es la más efectiva”, aseguró.

“Faltan seis minutos. Si usted quiere regresar a la nación colombiana tiene que hacerlo ya”, advirtió un miembro de la brigada, fusil en mano, a una vecina de Cúcuta, mientras Susana, una trabajadora en un almacén del lado colombiano que consiguió volver a Venezuela, se preguntaba: “De qué sirve esta vaina?”.

A pocos metros, otros militares registraban los últimos vehículos en busca de harina, leche o azúcar en cantidades suficientes como para ser consideradas contrabando, antes de cerrar definitivamente el paso.

La medida, que para los vehículos de carga pesada supone un cierre de 18H00 a 05H00, fue acordada hace días por los presidentes Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos y por ahora se prolongará 30 días hasta que ambas partes evalúen su impacto.

Con este operativo, para el que Venezuela destinará 17.000 militares, se busca “reforzar las políticas soberanas para enfrentar el contrabando de extracción” a través de los pasos oficiales y de las más de 200 trochas (vías ilegales) que existen de un país a otro, aseguró el lunes el general Vladimir Padrino López, al mando de la operación.

Problema binacional

Según el gobierno venezolano, 40% de los productos básicos con precios subsidiados que se entregan a las cadenas de distribución son desviados ilegalmente a Colombia, además de gasolina equivalente a 100.000 barriles diarios de petróleo (una pérdida anual de 3.650 millones de dólares).

Un problema que afecta a ambos lados por igual: a Venezuela porque la desabastece de productos básicos, lo cual empuja al alza la ya disparada inflación; y a Colombia porque los productos traficados desde territorio venezolano son vendidos a precios irrisorios en perjuicio del comercio local.

Para la directora de Transparencia Venezuela, Mercedes De Freitas, el cierre fronterizo no resuelve el problema del contrabando, como tampoco lo hizo el chip -código de barras pegado en el parabrisas- que impuso el gobierno en varios estados fronterizos para racionar la venta de combustible.

“El contrabando existe por las diferencias enormes en precios en ambos países y el control de precios y de cambio en Venezuela”, explica a la AFP De Freitas.
“Además, algunos de los que deben hacer valer la ley están involucrados, o no tienen la suficiente fuerza y hacen la vista gorda”, agrega.

Comparar precios entre ambos países ilustra lo atractivo del negocio del contrabando o del “bachaqueo” (contrabando a pequeña escala).

Por ejemplo, en Venezuela, donde el dólar negro cuesta más de diez veces que el oficial, en un supermercado un kilo de arroz corriente cuesta 0,10 centavos de dólar y en Colombia 10 veces más.

Además, la gasolina es la más barata del mundo, 0,02 dólares el litro, mientras que en Colombia cuesta 1,25 dólares (62 veces más).

Tras el anuncio de esta nueva medida, no tardaron en alzarse voces críticas entre varios sectores a ambos lados de la frontera, como la patronal venezolana y los transportistas colombianos, que dudan de su efectividad y ven con preocupación las “pérdidas incalculables” que el cierre ocasionará por las demoras en el traslado de mercancías.

“Puede ser que el cierre sirva para que haya menos contrabando, porque muchos lo hacían por la noche. Pero seguirá habiendo. El problema es que las políticas económicas de este país te empujan a hacerlo. Es demasiado buen negocio”, explica a la AFP Joan, un vecino de San Cristóbal -capital de Táchira- que prefiere no revelar su apellido.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.