COMPARTE


No se descarta suspensión de operaciones electivas por falta de insumos. (Foto Archivo)

Alfredo Fermín

El doctor José Luis Maldonado, quien tiene fama de ser un médico prudente y conciliador, no descarta la posibilidad de que las clínicas privadas del país suspendan las operaciones electivas por el desabastecimiento de equipos, insumos y medicamentos por una situación que califica de muy grave.

No hacemos predicciones, solo elevamos al Gobierno nuestra solicitud expresa de que tome las medidas conducentes para que todos los centros de salud del país, públicos y privados, reciban la dotación necesaria para cumplir con los artículos 83, 84 y 85 de Constitución, que obliga a ofrecer servicios de salud de calidad, detalló Maldonado. “El Gobierno nacional está obligado a entender que la principal responsabilidad en esta crisis es suya”.

Presidente de la Cámara de Clínicas del Centro, Cacentro, que agrupa a los estados Aragua, Carabobo y Cojedes y vicepresidente del Centro Policlínico La Viña, Maldonado hizo una exposición sobre la situación de las clínicas que, en otras partes del mundo, sería motivo de alerta general.

Maldonado afirmó que la situación de escasez, desabastecimiento de material médico quirúrgico y de medicinas,se ha ido incrementando en los últimos meses de una manera preocupante.

Las casas que suministran drogas anestésicas solo ofrecen el 30 por ciento de nuestras necesidades porque los dólares que les entregan a los laboratorios están restringidos. No se puede importar la cantidad que se necesita para atender a todas las clínicas y hospitales, por lo cual lo que se necesita debe ser distribuido de manera equitativa. No hay antibióticos, quimioterápicos, sustancias anti retrovirales, antimicóticos ni drogas contra los hongos

Hay desabastecimiento de isótopos radioactivos. En radiología no hay placas radiográficas, no hay material de esterilización para los equipos que no pueden ser esterilizados a vapor sino a gas. Hay escasez de material médico para suturas, mallas, Ftem coronarios, prótesis y endoprótesis ni catéteres.Tenemos fallas de anestésicos inhalatorios por lo cual estamos usando anestésicos intravenosos. No hay soluciones fisiológicas por falta de recipientes plásticos para envasarlos. La situación es más grave de lo que se piensa.

-¿Por qué llegamos a esta situación?

-El problema radica en que no se están otorgando divisas a las empresas importadoras. Según las informaciones que tenemos de la Asociación Venezolana de Importadores de Equipos Médicos, el Gobierno le debe 370 millones de dólares, y mil millones de dólares a la industria farmacéutica

Con las fallas eléctricas que tenemos, dos o tres veces al día, los equipos se deterioran, a pesar de que tienen protectores. La incidencia de daños de los tomógrafos, resonadores, equipos de hemodinamia, de cateterismos y monitores cardíacos ocasionan una escasez muy alta.

Las casas comerciales dicen que en ninguna parte del mundo hay tantas necesidades de repuestos y de reparaciones como en Venezuela porque estos equipos son sensibles a las fallas eléctricas, que aumentan las averías y el uso de repuestos. Un tomógrafo, un resonador, pueden pasar meses parados y los importadoras de equipos médicos no tienen disposición de dólares para traer repuestos. Esta es una situación real, no es nada que uno quiera denunciar por escandalizar

-¿Es cierto que en las clínicas han tenido que paralizar las terapias intensivas?

-Es una situación grave y real, que estamos viviendo. Lo que está ocurriendo es que la capacidad que tenemos para pacientes en terapia intensiva se ve menguada porque los equipos arteriales, los ventiladores automáticos, monitores de signos vitales fallan. Si hay doce camas y tres equipos averiados no se pueden recibir sino nueve pacientes. Esto hace que todas las terapias intensivas estén limitadas en hospitales y clínicas privadas.

-¿Frente a esta situación qué están haciendo las organizaciones que agrupan a las clínicas privadas?

-En los últimos tres meses nos hemos entrevistado con el ministro de Salud, Francisco Armada, quien en dos ocasiones nos ha recibido de manera receptiva. Hemos ido a la comisión de Salud de la Asamblea Nacional, a la Superintendencia de Costos y Precios Justos, a la Cámara Venezolana de Importadores de Equipos Médicos y hemos recurrido a los medios de comunicación que nos han dado siempre respaldo.

El ministro Francisco Armada solicitó que todos los jueves le enviemos una relación de las medicinas y materiales médico quirúrgicos que están escasos. Eso lo estamos haciendo, pero no tenemos respuesta de parte del Estado venezolano sobre este grave problema.

En el sector privado tenemos la buena voluntad para colaborar con los servicios públicos porque nuestra principal misión es atender a los pacientes, como parte de las soluciones, no como parte de los problemas. Estamos decididos a conversar con quien sea necesario. Ya lo hicimos con el vicepresidente de la República y queremos reunirnos con el presidente Nicolás Maduro para informarle sobre la gravedad del problema.

Nosotros cumplimos colaborando. En estos momentos atendemos al 56 por ciento de la población y lo hacemos con gusto porque es parte de nuestra misión. Pero si no tenemos los instrumentos estamos obligados a seguir alertando hasta que haya respuesta favorable.

-¿Con este desabastecimiento cómo están haciendo las clínicas para continuar prestando servicio?

-Estamos comprando lo que nos ofrezcan. Las casas comerciales reciben productos y no los pueden vender, porque no saben si les van a liquidar los dólares. Si sabemos que una casa comercial tiene un producto lo vamos a buscar al precio que sea. Hay productos que tienen sustitutos pero otros no. Si no hay Ftem para una coronaria hay que regresar a la cirugía de los años 70, haciendo el cateterismo con tratamiento médico, o hacer una cirugía cardiovascular. Si no hay una endoprótesis ni prótesis para la aorta hay que poner al paciente a esperar y tratarlo médicamente.

Si no se puede usar un antibiótico se usa otro. Pero en el caso de los materiales es muy difícil. Cuando no hay una sonda 12 se usa una 14 o 16, pero si no hay de ningún número se somete al paciente a un sufrimiento. Esto se lo hemos informado públicamente al Gobierno nacional.

-¿Cómo están haciendo las clínicas privadas para encargarse de los casos que no pueden ser atendidos en los hospitales?

– La situación se nota más porque son las clínicas privadas las que están sufriendo la situación de manera dramática. Estamos permanentemente llenos. En nuestra emergencia hay pacientes en sillas de rueda, en camillas, sentados en el piso, porque no podemos negarle atención a quienes vienen a la emergencia. Pasan 13 y 14 horas esperando que se habilite una cama por la alta demanda que existe. Están llenos los consultorios, los pasillos, todos los espacios. Hay tres camas de trauma schok y cinco pacientes.Hay 20 pacientes en observación y están esperando otros diez.

Sin embargo, las clínicas privadas en ningún momento cerrarán servicios porque las emergencias siempre estarán abiertas para atender a los pacientes con los recursos que tengamos.

-¿Cómo están haciendo las clínicas con la regulación de precios impuesta por el Gobierno?

-En junio del año pasado, con la providencia 294 de la vieja ley basados en precios de 2011, nos impusieron una camisa de fuerza, una regulación por debajo de la estructura de costos en cuanto a habitación, hospitalización, hora de quirófano, terapia intensiva, servicio de cateterismo cardíaco, resonancia médica y tomografía.

Pero la ley aprobada en enero de 2014 dice que los precios deben estar basados de acuerdo a la providencia 0003 de la estructura de costos de una institución. Si hay un costo por cantidad, hay que basarse en la estructura de costos, y cuando hay una estructura de costos, que es el cien por ciento por arriba del precio fijado por el Estado, nos colocan en una situación peligrosa porque con la inflación hay que aumentar el salario de los trabajadores y el precio de los servicios.

En las clínicas tenemos 17 contribuciones parafiscales: Ley de Drogas, Ley del Deporte, Seguro Social Obligatorio, Inces, Lopcymat e impuestos municipales que implica pagos sobre la base de facturación. Por el Seguro Social pagamos tres servicios y el único que funciona es nuestro HCM, porque los otros se transforman en contribuciones fiscales que solo sirven para legalizar los reposos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.