COMPARTE

Un estado completo de bienestar, físico, social y mental es el concepto de la salud, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. No es solo la ausencia de enfermedad. Concepto que en la práctica serían muy pocos los que estén sanos a plenitud. Una tendencia  global. Y Venezuela no escapa de esta realidad, más por las circunstancias socioeconómicas que imperan.

Pero, más allá de la responsabilidad del Estado, como ente rector de las políticas sanitarias, es responsabilidad también de cada individuo velar por su bienestar, detalló la doctora Carmen Malpica, patóloga, investigadora, y coordinadora de la unidad de Investigación  Calidad de Vida de la cátedra de Etica y Bioética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carabobo, durante el programa Por Tu Salud, que se transmite por El Carabobeño Radio.

A propósito de haberse conmemorado el Día Mundial de la Salud, la académica sostuvo que si se parte del concepto de la OMS habría muy poco qué celebrar, porque lo menos que existe es ese bienestar integral.

Aunque, llamó a la reflexión porque cada quien tiene grandes responsabilidades de lo que implica estar sano. Estado que no se lo podemos dejar a otros, para que nos los den o financien. Sentencia que relacionó con el término de la Bioética. Significa ética para la vida. Más allá de la esfera academicista, implica que la vida es un tema que nos interesa a todos y no podemos tener salud sino tenemos primero vida. Y la vida no es solo la biológica, es la vida vegetal, la animal y la del planeta.

Hoy, por fortuna, se ha entendido mejor esa interrelación de lo científico con lo humanístico, vista desde una óptica multidisciplinaria, en que participan todos los ciudadanos, hasta por pasar por los científicos y llegar al Estado. Es un principio de la bioética que todas las personas tienen responsabilidad en tomar conciencia de lo que es cuidar la salud.

La experta también relacionó la salud con el término de justicia sanitaria. Tiene que ver con “la equidad”, de darle a cada quien lo que necesita de acuerdo a sus posibilidades. Un tema muy polémico, porque incluye el de los recursos y el financiamiento en los proyectos de salud, que nunca serán suficientes ante tantas necesidades, sostuvo la experta. De allí, la importancia de la ética personal: qué puedo hacer yo para estar sano y no pueda hacer un gasto para el Estado.

Otra arista del problema de la salud proporcionada por la doctora Malpica es que siempre se abordan las soluciones desde los grandes hospitales y ese gran aparataje costosos para curar determinadas enfermedades, desde la medicina curativa. Y no se toma en cuenta la preventiva. Que desde el Estado, por una parte, se destinen más recursos hacia la vacunación, despistajes y control. Y de la parte de los ciudadanos, hacer ejercicios a diario, procurar comer sanos, y  convivenciar en armonía con el ambiente.

No hay que esperar, insiste la investigadora, que las soluciones provengan todas del Estado. Que si nos comparamos con países desarrollados, tenemos mucho por recorrer, sobre todo, en la educación preventiva. Rescatar ese aporte individual y de las comunidades, recalcó, es otro objetivo de la comisión de Bioética que coordina. Además, que la salud parte desde la vida intrauterina,  pasando por los niños, adolescentes y adultos, pero se tiende a olvidarse de los adultos mayores, que igual requieren de atención. Por lo que se plantean un proyecto para abordar este segmento de la población.

Y retomando el lema central del Día Mundial de la Salud, que gira sobre la Depresión, en que las estadísticas reflejan que más de 350 millones de personas la padecen en el mundo, para la doctora Malpica reflejan los fracasos en esta materia. Como recomendación, alentó a las personas alejarse de ambientes tóxicos, alimentar la parte espiritual, a realizarse exámenes de conciencia, como siempre lo sugieren las abuelitas. Otras sugerencias, pueden escucharse a través de la entrevista completa por nuestro canal Youtube y el portal web de El Carabobeño Radio en su programa Por tu Salud, con la periodista Ana Isabel Laguna.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.