COMPARTE


Thomas Müller, Miroslav Klose, Sami Khedira, André Schürrle y Toni Kroos anotaron goles. (Foto AFP)

Dpa

Alemania hizo este martes añicos el sueño de Brasil de convertirse en “hexacampeón” mundial en su país al infligirle la peor humillación de su historia con un brutal 7-1 en las semifinales de Belo Horizonte.

Thomas Müller, Miroslav Klose, Sami Khedira, André Schürrle y Toni Kroos, los dos últimos por partida doble, anotaron los goles de la máquina aplanadora en que se convirtió este martes la selección alemana, que ganaba 5-0 antes de la media hora de juego. Oscar descontó en el 90.

El equipo dirigido por Joachim Löw hizo una exhibición de fuerza en el estadio Mineirao y viajará a Río de Janeiro para la final del domingo como gran favorito. Allí se medirá al ganador del Argentina-Holanda de mañana en Sao Paulo.

Gane quien gane, el estadio Maracaná verá una reedición de final mundialista, la de 1974 con Holanda o las de 1986 y 1990 con Argentina.

Lo que no verá el legendario estadio carioca será un nuevo “Maracanazo”. Brasil no tendrá ni siquiera la oportunidad de perder un nuevo título en casa en el partido decisivo, como le sucedió en 1950 ante Uruguay.

Aquel 2-1 ante 200.000 espectadores fue una derrota traumática para Brasil, que luego se recuperó ganando cinco títulos mundiales y convirtiéndose en el “país del fútbol”. La de hoy en el Mineirao fue sencillamente humillante.

Sin el talento de Neymar, lesionado, y sin el muro de Thiago Silva, sancionado, la “verdeamarela” fue un monigote en manos del equipo alemán y acabó abucheada por una afición que no creía lo que veían sus ojos y que dedicó “olés” al conjunto rival.

Las estadísticas quedaron pulverizadas. Brasil recibió la peor derrota de su historia desde el 6-0 que le propinó Uruguay en 1920.

Además, perdió la imbatibilidad en casa que sostenía desde 1975 en partidos oficiales.

Pero no sólo eso: Klose le arrebató además el récord histórico de goles en Mundiales con 16 tantos a uno de los grandes del fútbol brasileño, Ronaldo.

Nunca antes una semifinal de un Mundial se había resuelto con un marcador tan abultado. De hecho, Alemania se quedó a sólo un gol de su mayor goleada en Copas del Mundo, el 8-0 con el que ganó a Arabia Saudí en 2002.

Gran nación del fútbol y tricampeona mundial, Alemania recordará probablemente por siempre su victoria en Belo Horizonte, ciudad que, por el contrario, quedará inscrita en la historia negra del fútbol brasileño.

Todo funcionó a la perfección en el equipo de Löw, que pudo incluso ganar por más con sus contragolpes en el tramo final del partido.

Alemania encontró la clave en cuartos de final ante Francia, cuando retrasó a Philipp Lahm al lateral derecho y puso a Klose en la punta de ataque.

La primera media hora alemana fue una orquesta sonando a la perfección. Müller (11′), Klose (23′), Kroos (24′ y 26′) y hasta Khedira, un hombre que rara vez marca goles, desnudaron a uno de los peores equipos de Brasil en décadas.

La derrota ya era durísima, pero Alemania aún tenía reservado un poco más de castigo para la segunda mitad. Brasil lo intentó nada más arrancar el complemento, pero Manuel Neuer fue de nuevo un gigante en el arco.

Ante un rival vacío, Schürrle completó la cuenta en el 69′ y 79′.

El tanto de Oscar en el 90 no cambió nada. Alemania era toda fiesta. Brasil, desolación. El mundo, asombro.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.