COMPARTE


La exigencia de tener una nariz de catálogo se está extendiendo. (Foto EFE)

EFE

Con más de siete veces de prevalencia de operaciones de rinoplastia anuales que Estados Unidos, Irán es posiblemente el país del mundo con mayor avidez por estos “retoques” quirúrgicos, una obsesión que lleva a más de 200.000 personas a pasar cada año por el quirófano en busca de la nariz perfecta.

“La nariz de los iraníes es muy grande e influye mucho en la apariencia, por eso estoy totalmente de acuerdo con que la gente se opere”, asegura a Efe sin dudarlo Parvane, una mujer de 55 años que modificó su aspecto hace ya tres décadas.

Su opinión es compartida por miles de mujeres, pero también por hombres, que cada vez acuden más a los especialistas buscando un rostro que se acerque más a su idea de la belleza.

Este tipo de cirugía está tan aceptado en el país que quienes se someten a ella no solo no lo ocultan, sino que muestran orgullosos su nariz vendada durante semanas sin ningún complejo y, en zonas como el pudiente norte de Teherán, no hay día en el que uno no se cruce con una o varias personas con la nariz cubierta por una gasa.

Nazi Saghafí, de 34 años y que se operó a los 21, cree que el motivo de que tantas iraníes se operen la nariz se debe en parte al uso obligatorio del hiyab o velo islámico, que les obliga a cubrirse el cuerpo y el cabello en los espacios públicos.

“Aquí solo el rostro de las mujeres está a la vista, por eso le damos mucha importancia a la cara. Quizás si nos pudiéramos vestir como en otros países, sin cubrirnos, no nos centraríamos tanto en la nariz”, afirma.

La influencia de las amistades, en una sociedad que valora enormemente la belleza, tiene también un efecto importante, sobre todo en las más jóvenes.

“Yo me operé con 18 años porque tenía una nariz grande y fea. Para mí la apariencia y verme bien es muy importante y, además, aquí todo el mundo se opera. El 99% de mis amigas tienen la nariz operada”, dice Mina Setayesh, de 29 años.

La exigencia de tener una nariz de catálogo se está extendiendo a los hombres, que ahora suponen alrededor de un quince por ciento de los que acuden a la solución del bisturí.

Mohamad Hosein Kolahí, de 40 años, que se operó “por desviación nasal y también por estética”, está convencido de que “la nariz de los iraníes genéticamente es problemática y no concuerda con su rostro”, aunque reconoce que también se opera “mucha gente que realmente no lo necesita porque su nariz no es tan fea” pero que “la quieren tener perfecta”.

Según un reciente estudio de la asociación, además de la altísima prevalencia otra de las diferencias de Irán con otros países es el gran número de pacientes que quieren operarse sin necesitarlo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.