COMPARTE


Ahí hacen lo que quieren, imponen sus normas sobre el asfalto. (Foto Andrews Abreu)

Dayrí Blanco

El semáforo cambia de verde a amarillo y comienza la acción. Los conductores parecen confundir el freno con el acelerador, intentan evitar ver la transición a rojo de la luz que por ley los obliga a detener la marcha; y los peatones se mantienen atentos, ellos no hacen caso a los colores, tampoco cumplen con sus deberes, solo esperan cualquier oportunidad para cruzar al otro lado de la calle, sorteando el paso de motorizados y choferes de transporte público que se han adueñado de la avenida Lara de Valencia. Ahí hacen lo que quieren, imponen sus normas sobre el asfalto, ese mismo que ha sido manchado de sangre en hechos signados por la inconsciencia.

A 24 horas de la muerte por arrollamiento de Luisa Beatriz Barrios y su madre María Eladia Barrios, entre las calles Urdaneta y Las Ferias, la calma en el lugar se confundía con el típico sonido de la música de vendedores informales. Funcionarios de tránsito de la alcaldía intentaban evitar el colapso de la vía y cualquier otro accidente que lamentar. Pero la anarquía no es tan sencilla de combatir.

La avenida Lara ha sido testigo de otros sucesos similares. El 22 de agosto de 2013 el sexagenario Pedro Leal Parada falleció al ser arrollado por un automóvil al final de esa arteria vial, en las adyacencias del distribuidor San Blas. Pero es un hecho que se ha repetido en otras zonas como consecuencia del incumplimiento de las señales de tránsito y el desorden vehicular. Paulo José Vargas fue otra víctima de la imprudencia. Murió tras descender de una unidad de transporte público y ser arrollado por un motorizado, en la avenida Universidad de Naguanagua.

””




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.