Colaborar» no significa donar ni auxiliar ni dar limosna ni contribuir ni apoyar, entre otras acepciones con las que suele relacionársele, sino ¡laborar conjuntamente! E. Arenas P.

Ensamblar una memoria interactiva colaborativa (MIC) es el resultado del trabajo colaborativo (TC) de gente inteligente que busca organizar datos, información y conocimiento haciendo un todo estructural-funcional (tal como un organismo vivo) cuyo accionar es perfectamente sincrónico con el de una tétrada de gestiones entrelazadas irrenunciablemente: la de la información, la documental, la del conocimiento, y la de las tecnologías de la información y comunicación (GI-GD-GC-GTIC).

Este TC permite juntar datos, información, saberes, experiencias y documentación de mucho valor, de larga y corta edad, de determinado tópico y tal acopio se convierte en un tesoro gnosológico útil para ayudar a aprender, entender, razonar, formarse una idea de la realidad y concebir decisiones.

Actualmente, se invita a los integrantes de las comunidades de toda índole a construir su memoria de modo interactivo y colaborativo para crear un espacio de gran valor donde se registre y comparta su historia, ideas, proyectos, preguntas, obras, procesos, y quién sabe qué más, confeccionando alquímicamente una piedra angular de conocimiento.

¿Alquímicamente?

Sí, porque -filosóficamente- para lograr una MIC se aplica la transmutación de la alquimia

Ir hacia una MIC -un armario único con la información y el conocimiento de un tema, un quehacer, etc. (que están dispersos)- es una obra titánica que pide la participación de gente que ha de actuar como alquimistas, esquivando obstáculos mediante la capacidad de transformar cualquier tipo de limitación en una puerta de entrada a capacidades extraordinarias, concentrando tanto poder y energía como sea posible.

Quien lidere el emprendimiento debe convertirse en el alquimista mayor, pues es el responsable de diseñar, organizar, conducir, monitorear y controlar el proceso de las interacciones con mira al resultado final, creyendo convencidamente que obtendrá un estado distinto, teniendo la certeza de que es posible encauzar vías de solución de los problemas que irán surgiendo en la ruta de ese TC.

La metodología del TC atribuye un papel primario a la interacción estrecha entre miembros de un gran equipo conformado por pequeños conjuntos humanos (mixtos y heterogéneos) a manera de unidades estratégicas de negocio que han de esforzarse en ejecutar -coordinada y cooperativamente- el profundo proceso de construcción de un escenario que enfatiza en el agrupamiento de información y conocimiento: una MIC (un gran depósito de saber).

Esta metodología responde a una visión en la que cada uno de los integrantes del conjunto tiene destinada una tarea específica dentro del proyecto, distinta a las funciones de los otros, realizando un trabajo más individual, pero que -a la vez- esté engranado sincronizadamente con el de aquéllos.

El TC es un proceso en el que cada individuo logra más de lo que lograría por sí solo, fruto de la interacción de los integrantes de cada conjunto, quienes deben estar abiertos a compartir sus ideas, experiencias y conocimiento con los demás, con confianza y sin miedos, sabiendo diferenciar y contrastar sus puntos de vista de tal manera que, además de generar y cumplir el proceso de construcción del estanque de saber (la MIC), lleguen a adquirir un conocimiento individual valioso, puesto que es un método de TC donde los participantes intercambian sus roles y funciones logrando así su objetivo al realizar una tarea o actividad conjunta, trabajando en equipo de alto desempeño, logrando sinergizar (mediante cooperación armónica) alcanzando el efecto de la influencia: ¡cuando pensamos y actuamos juntos y alineados (no «alienados») somos más inteligentes y hasta podemos llegar a ser sabios!

«Inteligencia» es la facultad mental que permite entender, razonar, formarse una idea determinada de la realidad, aprender y concebir decisiones. «Sabiduría» (sapiencia) es la característica que se desarrolla con la aplicación de la inteligencia en la experiencia propia, obteniendo conclusiones que dan un mayor entendimiento, que -a su vez- capacitan para reflexionar y sacar deducciones que dan discernimiento de la verdad a la que se llega por medio del juicio que lleva a percibir la diferencia que existe entre varias cosas de un mismo asunto o situación específica.

Laborar alquímicamente en la cristalización de una MIC conduce hacia una piedra filosofal angular de lo gerencial (trabajar -inteligente y sabiamente- en equipo auto-dirigido de alto desempeño e impacto), transformando plomo (datos, información y conocimiento tácito) en oro (conocimiento explícito de un ámbito dado: temática, quehacer, etc.), ¡como lo venimos haciendo aquí con cada Gerencia en Acción para provocar un estado gnosológico y anímico distinto, nuevo y mejor, en la mente de quienes nos vienen leyendo a lo largo de décadas en El Carabobeño, sorteando adversidades; p.ej: falta de papel periódico y más..!

Una MIC que puede dar su máximo rendimiento es aquélla cuyo aprovechamiento puede conllevar a su usuario a tener la sensación de ser libre de apego a esa ignorancia que le hace ser esclavo y presa del miedo por no tener los vínculos gnosológicos que cada sujeto ha de tener para poder disponer de la total libertad de actuar en consonancia con la historia y la esencia del ámbito correspondiente a tal MIC, sabiéndose responsable de sí mismo, de sus decisiones, de las consecuencias de sus actos, sin ser mendigo de coherencia y de conocimiento por estar atado al desconocimiento y a una insana relación con lo que le rodea, pudiendo convertir las crisis en oportunidades, las pruebas en enseñanza-aprendizaje, y los problemas en bendiciones.

Hay avances científicos importantes («Iniciativa Cerebro», «Proyecto Mente», entre otros) con financiamiento muy elevado destinados a crear cerebros y mentes artificiales que seguramente se alimentarán provechosamente de las MIC ensambladas.

Chichí Páez
[email protected]
@genaccion




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.