Mario Castro Quartet, en concierto en la Universidad Arturo Michelena (Foto: Daniela Ferrer)

Entre las melodías, armonía y ritmo del grupo Mario Castro Quartet, el auditorio de la Universidad Arturo Michelena se colmó la mañana de este jueves. Un espectáculo que mostró la maestría, el potencial y control  absoluto en la ejecución de los instrumentos, además de una pasión por la música que se transmitió a través de tonalidades mayores y menores que hicieron un ambiente muy agradable.

La habilidad musical de Mario Castro y de cada uno de los ejecutantes que lo acompañaron se mezcló con una puesta en escena llena de sentido del humor que cautivó al público. La sinergia se evidenció en el intercambios de timbres y contrapuntos entre los instrumentos de cuerdas y el solista, para fusionar distintas sensaciones.

La agrupación consiguió una base rítmica, ejecutada por el venezolano Manuel Lara en la percusión y el estadounidense Kyle Miles en el bajo eléctrico, al igual que las armonías que permitieron un juego entre el cuarteto de cuerda (dos violines, una viola y un violonchelo) integrado por profesionales del Conservatorio de Música de Carabobo, el saxofón solista ejecutado por Mario Castro y el teclado en manos de Chad Selph.

En el repertorio se interpretó Jazz, así como fusiones de Blues y un poco de música contemporánea, que ofrecieron una mañana llena de color con temas propios que transmitieron los sentimientos y la pasión del compositor Mario Castro y de los instrumentistas. Las improvisaciones tuvieron un lugar importante, en el que lograron mostrar su personalidad musical.

Las piezas fueron variadas desde melodías al ritmo de marchas hasta suaves baladas que se tornaron con ritmos acelerados. En todas se apreciaron tanto sonidos brillantes como sólidos, técnicas y sobre todo un aprovechamiento de las cualidades de cada instrumento. La profesionalidad y la potencia estuvo evidenciada en el esfuerzo, la dedicación y la pasión por la música, que son la clave de su éxito.

Nuestra vida es lo único que tenemos

Desde adolescente, Mario Castro estudió saxofón en una escuela pública en Puerto Rico de la mano de grandes maestros, pero uno de los más importantes e influyentes fue su papá, quien es compositor y guitarrista, confesó en una entrevista a El Carabobeño.

Su sentido de la responsabilidad, la constancia, la honestidad y ser en algunos ámbitos autodidacta, son algunas de las palabras que lo definen, y son las que lo llevaron a obtener las grandes destrezas musicales que posee hoy en día.Esa pasión por la música lo motivó a ser mejor.

Al mudarse a Nueva York, la vida de Castro se tornó muy difícil económicamente, lo cual no fue barrera para alcanzar sus objetivos. Él las situaciones difíciles las ve como bendiciones. “A veces las cosas no tienen sentido y no se pueden controlar, lo único que podemos controlar es nuestra motivación y el espíritu”.

Castro no se detiene por nada. Piensa que no realizar lo que te gusta puede generar frustraciones. “La vida es lo único que en verdad tenemos y por eso podemos controlar lo que queremos hacer y lograr en ella”.  

El músico aconsejó a todos los jóvenes venezolanos no rendirse, buscar oportunidades, ya sea en la música o en otro ámbito, pero nunca darse por vencidos o dejar de luchar para alcanzar sus metas.  

Amistad y unión a través de la música

Al culminar el evento el agregado de cultura adjunto de la Embajada de los Estados Unidos en Caracas, Dale Lawton, expresó este evento es muestra de lo que ofrece la música. “Trabajar juntos y ser excelentes, primero uno mismo, para luego ocuparse en equipo”.

Para Lawton, estos programas son importantes porque representan la amistad entre Estados Unidos y Venezuela. Los dos países se convierten en socios para construir un mejor país, una democracia y una mejor alianza. “Historia de amistad que va a seguir luego de este año, porque trabajamos mucho juntos”.

El evento se pudo materializar gracias a la Universidad Arturo Michelena, la Universidad Metropolitana y la Fundación Festival Internacional Jazz Naguanagua. Lawton invitó a las personas que estén interesadas en estos eventos y programas culturales, periodísticos, de inglés e intercambios educacionales, a ingresar al sitio web de la Embajada de los Estados Unidos en Venezuela para conocer más detalles.

Manuel Vadell (Violín), María Villegas (Violín), Marcos Mapelli (Violonchelo), Mario Castro (Saxofón), Zurimar Díaz (Viola), Chad Selph (Teclado), Manuel Lara (Percusión) y Kyles Miles (Bajo eléctrico). (Foto: Daniela Ferrer)



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.