COMPARTE

En lugar de 140/90, ahora la presión arterial alta se mide en 130/80, y debe tratarse antes con cambios en los hábitos de vida y en algunos pacientes con medicación, de acuerdo con las primeras guías nuevas y completas sobre la hipertensión en más de una década, publicadas por la American Heart Association (AHA) y el American College of Cardiology (ACC).

Las guías se presentaron hoy en la conferencia de las sesiones científicas de 2017 de la asociación en Anaheim, el primer foro mundial de ciencia cardiovascular sobre los últimos avances en ciencia cardiovascular para investigadores y médicos.

En lugar de que 1 de cada 3 adultos estadounidenses presenten presión arterial alta (32 por ciento) con la definición anterior, las nuevas guías darán como resultado que casi la mitad de la población adulta estadounidense (46 por ciento) presentarán presión arterial alta, o hipertensión.

Pero, según señala los autores, solo habrá un pequeño aumento en el número de adultos estadounidenses que requerirán medicamentos antihipertensivos. Estas guías, la primera actualización que ofrece una orientación completa a los médicos sobre la gestión de adultos con hipertensión desde 2003, están diseñadas para ayudar a las personas a tratar la afección potencialmente mortal mucho antes.

Las nuevas guías subrayan la importancia de utilizar la técnica adecuada para medir la presión arterial. Los niveles de la presión arterial deben basarse en un promedio de dos a tres lecturas realizadas en al menos dos ocasiones diferentes, comentaron los autores.

La hipertensión representa la segunda causa por muertes de accidente cerebrovascular y enfermedades cardiacas prevenibles, después del tabaquismo. Se conoce como el “asesino silencioso” porque con frecuencia no hay ningún síntoma, a pesar de su papel en el aumento significativo del riesgo de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular.

Paul K. Whelton, M.B., M.D., M.Sc., autor principal de las guías publicadas en la revista de la American Heart Association, Hypertension y la revista del American College of Cardiology, resaltó los peligros de los niveles de presión arterial entre 130-139/80-89 mm Hg.

El científico advirtió que quienes están en estos valores ya han duplicado el riesgo de padecer complicaciones cardiovasculares en comparación con las personas que tienen un nivel de presión arterial normal. “Queremos ser francos con la gente: si ya tiene el doble de riesgo, debe saberlo. Esto no significa que necesite medicación, pero es una luz de alerta que usted necesita para reducir su presión arterial, con enfoques sin medicamentos.”

Las categorías de presión arterial en la nueva guía son:

Normal: Menos de 120/80 mm Hg;

Elevada: Máxima (sistólica) entre 120-129 y mínima (diastólica) inferior a 80;

Etapa 1: sistólica entre 130-139 o diastólica entre 80-89;

Etapa 2: Sistólica como mínimo de 140 o diastólica como mínimo de 90 mm Hg;

Crisis hipertensiva: Una máxima por encima de 180 y/o una mínima por encima de 120, con pacientes que necesitan cambios rápidos en la medicación si no hay otras indicaciones de problemas, u hospitalización inmediata si hay signos de daño a los órganos.

Aunque significativo, el cambio no es tan grande como algunos expertos esperaban después de un estudio en 2015. Lo que no está claro es qué tan rápido los doctores de primera línea adoptarán los cambios, pero cuándo lo hagan, esto es lo que los pacientes deben esperar:

Si su presión sanguínea está entre 130/80 y 140/90, su médico seguramente le dirá que tiene hipertensión “etapa uno”,  y sugiere perder peso, hacer ejercicio, cortar ingesta calórica y comer frutas, verduras y granos enteros.

Si usted tiene una hipertensión en la etapa 1 y algunos factores de riesgo adicional, tal como un accidente cerebrovascular, un ataque cardíaco, diabetes o enfermedad renal, se le pedirá que tome medicinas, junto con los cambios en el estilo de vida.

Si su presión sanguínea es superior a 140/90, su médico le recomendará que haga el cambio de estilo de vida y tome los tipos de medicamentos para bajar la presión sanguínea.

Los pacientes que ya están tomando medicamentos pueden recibir medicamentos en dosis más altas o los medicamentos adicionales para alcanzar el nuevo objetivo inferior. Pero los mayores de edad 65 deben llamar a sus médicos para saber cómo van a ser tratados.

Estas pautas, presentadas en una reunión de la American Heart Association y el Colegio Americano de la cardiología, también explican cómo los profesionales  del cuidado médico y las personas deben comprobar la presión arterial.

Por ejemplo, se recomienda a los médicos y enfermeras que los pacientes descansen cinco minutos primero y hagan al menos dos lecturas en dos visitas. Mientras que los pacientes deben hacer las lecturas periódicas en casa.

Pero, ¿por qué es tan importante la tensión sanguínea? A medida que se envejece, tiende a elevarse y se dañan lentamente los vasos sanguíneos, aumentan los riesgos de ataque cardíaco, un derrame cerebral, daño renal y otros problemas de salud.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.