Laura Solsona, Sinai de Rojas, María Mercedes Herrera, Nadia Colasante y Gladimar Graterol

El programa IDEA tiene 30 años en ejecución y está avalado por el Ministerio de Educación. Los complementos que se añadieron desde el año 2018, como parte del Proyecto Ciudadanía IDEA (PCI), son un plus para el proceso formativo que se aplica desde la fundación del instituto.

De visita en El Carabobeño, Sinai Díaz de Rojas,directora general de IDEA, Nadia Colasante de Casanova, directora del Proyecto Ciudadanía, María Mercedes Herrera, miembro fundador de la institución, Laura Solsona y Gladimar Graterol, del comité de padres y Vilma Cafroni, representante, dieron una amplia explicación sobre lo que es el PCI, cuya conversión en programa para el año 2019-2020 ha generado polémica, pues un grupo de padres y representantes lo han calificado como un proyecto que no cumplió los objetivos y que a partir de este año escolar ocasionará unos muy altos costos.

La directora Sinaí Rojas explicó que el programa de IDEA tiene dos grandes componentes: El programa en español, que está bajo los lineamientos del Ministerio de Educación; y el Programa de Inglés que corre paralelo al de español y que también tiene 30 años. “Desde los inicios la visión era manejar los procesos con esa segunda lengua, cuya instrucción incluye reading, spelling y promueve la interacción de los jóvenes con esos procesos dentro y fuera del aula”.

Rojas explicó que en IDEA se dictan 7 horas diarias de clases, pese a que el ministerio establece 5 horas al día. “Las dos horas restantes se dedican al programa de inglés, que está avalado por el ME”

Según Herrera, hace dos años decidieron darle valor agregado a esos programas e incluir más herramientas. “Por eso creamos el Proyecto de Ciudadanía Idea, que incluía varias áreas. En un país donde han mermado tantas cosas, lo único que no podemos permitirnos quienes estamos dedicados a la enseñanza es que los niños reciban menos formación”.

Ese proyecto tenía un costo de 200 dólares y era voluntario. Los alumnos que decidieron cursarlo fueron agrupados en secciones distintas a los que no los cursaban.

Proyecto Ciudadanía IDEA

Nadia Colasante, socióloga, historiadora de arte y docente es la encargada de la aplicación del proyecto. En principio detalló que un proyecto es una implementación en un lapso  específico. El programa tiene mayor permanencia en el tiempo.

Colasante explicó que en 2018 se comenzó a aplicar el PIC, cuya culminación está prevista al término del período escolar 2018-2019. Se basó en la necesidad de crear un proceso humanista, sobre la base del sistema de aprendizaje por competencia y la búsqueda de la ciudadanía global incluida en el Plan de la Unesco hasta 2032. La intención es formar ciudadanos del mundo, lo cual para los venezolanos es necesario en esta circunstancia.

El Proyecto Ciudadanía Idea se basó en tres pilares fundamentales: Un pilar de inglés comunicacional que aborda otras temáticas que permiten comunicarnos a través de ese idioma, más allá de la gramática, la estructura y la fonética. Lo que hacemos es ponerlo en práctica en otros horizontes: leer sobre creatividad en inglés o hablar de tradiciones y ciudadanía en iese idioma para dimensionar los conocimientos. “Nunca se planteó que se dictarían materias en inglés. En algunos casos tuvimos profesores que daban clases en español y había traductores simultáneos”. Asegura que las clases de inglés como parte de este proyecto aumentaron en 1 hora y media diaria.

El segundo pilar es el desarrollo humano. Según Colasante, se trata de desarrollar la emocionalidad, el conocimiento, el cómo nos reconocemos. “Eso lo ha hecho el colegio siempre, pero la diferencia es que ahora no son las maestras quienes lo abordan, sino los propios alumnos. Los acompaña un grupo de psicólogas y psicopedagogas. Trabajamos sobre inteligencias múltiples,  quién soy yo, cómo me relaciono. El objetivo es ser ciudadano, que es aprender a vivir juntos”.

La Zona Creativa, el tercer pilar, incluye cultura y arte y se dictaba fundamentalmente un sábado al mes. Tiene que ver con ciudadanía porque aborda derechos humanos, identidad, valores, comunicación y experiencias en el campo de las artes  que sirven para nuestro crecimiento.

El proyecto finaliza en junio. Tiene una duración de 50 semanas más 11 sábados. “Nosotros nos establecimos como meta la entrega de una certificación de actividades y planes al finalizar. Herrera aseguró que todas las ofertas laborales que se hicieron partiendo del proyecto se cumplieron.

María Mercedes Herrera aseguró que tanto el comité de padres, que integran 14 personas, como el comité de delegados, conformado por otras 100, aprueban todos los proyectos.

De proyecto a programa

El Proyecto Ciudadanía es ahora el Programa Ciudadanía. Es obligatorio para los más de mil 300 alumnos que tiene el plantel y ocasiona unos costos que deben cancelarse con la inscripción, lo cual se informó a través de una circular.

Colasante explicó que el cambio a programa implica la actualización de todos los componentes. En cada área el proceso será más intenso y complejo porque las exigencias van en esa búsqueda.

La directora Rojas detalló que el programa también incluirá clases un sábado al mes y que se dictará en el mismo horario de clases actual, de 7 horas diarias, porque ya se probó en el proyecto y funcionó. “Hay cosas que mejorar y lo estamos trabajando”.

Herrera criticó que a raíz de este cambio, que asegura se informó previamente, se generó una serie de rumores que en una institución educativa no se pueden permitir. “No podemos partir de que el papá asuma que yo pago o no pago a los docentes, o que doy clases o no doy la clases”.

La asamblea, el punto álgido

La queja de algunos padres y representantes es que el proyecto no funcionó como se les informó a quienes decidieron acogerlo voluntariamente en 2018. También que desconocen en qué consistirá el programa para este año escolar, que alcanza los 480 dólares y cuya estructura de costos quieren conocer.

¿Harán alguna asamblea para informarles sobre el tema?

Herrera y Rojas aseguraron que desde la creación del PIC, en 2017 se han realizado 21 asambleas y en 17 de ellas, además de informar sobre el proyecto, se notificó que a partir del año escolar 2019-2020 este pasaría a ser un programa obligatorio para todos los alumnos. Expresaron que el costo de 200 dólares pasó a 480 por la inflación y la ampliación de sus componentes.

Según las docentes, los interesados en conocer sobre el programa y sus costos se han acercado a ellas y han sido atendidos de manera individual. Lo creen mejor así porque en las asambleas se generan situaciones de confrontación que quieren evitar. Insisten en que el proyecto ya fue explicado y no ha sufrido cambios, solo será ampliado

¿La efectividad del programa la han conversado con los padres y representantes?

Rojas: Cada trimestre los niños son evaluados. Hay una boleta del programa que tiene los  tres pilares fundamentales y está en inglés y en español. Esta evaluación determina el progreso de los alumnos y además se envía a la Zona Educativa.

La circular dice que si no pagan antes del 31 de mayo pierden el cupo. ¿Eso es cierto?

Si no notifican, si, respondieron a coro.

Laura Solsona: Si notifican que no pueden pagar se pueden hacer convenimientos de pago. “Tu puedes acercarte y plantear tu problema, ya varios lo han hecho y a ninguno se le ha dicho que no”.  Según Herrera, también se pueden aprobar becas

La asamblea para ofrecer el cambio de proyecto a programa en qué momento se hizo?

Eso se manejó desde el principio. En 17 asambleas hechas desde 2017 se les dijo que el proyecto pasaría a ser programa a partir del año escolar 2019-2020, reiteraron.

¿Porqué se identifica como un aporte donación si es un pago obligatorio?

Herrera: Se identifica como un aporte donación porque siempre se ha hecho así. Todos los años la circular habla de los aportes donaciones, solo que antes era en bolívares y ahora no. “El pago no es lo importante en este momento. Sabemos que tenemos una familia muy sólida, que se apoya. No necesito hacer diez asambleas porque los papás saben cómo somos. Yo no les estoy quitando nada, yo les estoy dando y estoy segura que la gente no quiere menos, quiere más”.

¿Habrá una nueva asamblea?

Rojas: En las terceras asambleas de padres a realizarse en junio podríamos explicar el programa nuevamente para que todos estén bien informados.  Pero ya muchos lo conocen y lo han avalado con su firma.

La ZEC e IDEA

La Zona Educativa de Carabobo es tema de ellos, no nuestro, aclara Herrera. Se refiere a los padres y representantes que denunciaron ante la Zona Educativa la obligatoriedad de cursar un programa que inició como un proyecto que para ellos no funcionó. También se oponen a la exigencia de un pago elevado que no les había sido notificado y que les colocaría en riesgo de perder el cupo. Insisten en que les sea presentada la estructura de costos del programa.

Sinaí de Rojas explicó que funcionarios de la ZEC fueron al colegio. Ellos están en conocimiento de esto. Hace tres años hubo una revisión curricular y dentro del programa incluimos el Proyecto Ciudadanía, que fue reconocido por la ZEC. “Fue de tanto impacto que IDEA sirvió de sede a un encuentro para que los supervisores de la ZEC conocieran el desarrollo del proyecto”.

Sobre la necesidad de notificar el PIC ante la ZEC, Rojas aseguró que los funcionarios saben que IDEA tiene programas en español y en inglés. Además, tenemos una reunión semanal con ellos y siempre han estado informados sobre la capacitación de nuestros docentes, sobre los alumnos y sobre los planes, programas y proyectos que tenemos. “Para traer alumnos los sábados debemos enviarles una boleta con indicadores, que incluye los tres pilares del PIC. Además, los hijos de los supervisores y jefes de distrito de la ZEC son alumnos nuestros. ¿Cómo pueden estar en desconocimiento del proyecto?”.

Laura Solsona refuerza lo que para ella es la gran ventaja de IDEA. Es un colegio que siempre buscó la actualización e incrementar la formación. Cree que el origen del problema actual es que durante mucho tiempo la matrícula del colegio estuvo por debajo de otros planteles similares, pero no se actualizaba por un tema de solidaridad. Hoy, cuando ya no se pueden mantener esos esquemas, mucha gente no está preparada para afrontarlos pese a que le decíamos que quizás no siempre se podrían mantener. “Se quedaron en su zona de confort y no buscaron soluciones”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.