La FPV rechaza el uso de la psicología y otras ciencias del comportamiento, como instrumento al servicio de cualquier ideología o forma de discriminación humana. (AFP)
COMPARTE

La Federación de Psicólogos de Venezuela (FPV) rechaza la pretensión de usar a la psicología y en general a las ciencias del comportamiento, como instrumento al servicio de cualquier ideología o forma de discriminación política, religiosa, racial o de cualquier tipo, que atente contra al desarrollo integral del ser humano y su libre albedrío.

La junta directiva de la FPV expresó a través de un comunicado, que ven con preocupación cómo en la actualidad se promueven espacios en los cuales se utilizan las nociones científicas de la psicología como un instrumento, con el fin de desprestigiar al oponente político.

Esta organización gremial no gubernamental sin fines de lucro que agrupa y representa a más de 12.000 profesionales de la psicología en el país, considera indispensable pronunciarse nuevamente ante la nación y ratificar su adhesión a los Principios de Naciones Unidas para la Protección de los Enfermos Mentales y el Mejoramiento de la Atención de Salud Mental, adoptados por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El comunicado detalla que el principio Nº 4 sobre “Determinación de una enfermedad mental”, en sus literales 2 y 5, establecen que “La determinación de una enfermedad mental no se efectuará nunca fundándose en la condición política, económica o social, en la afiliación a un grupo cultural, racial o religioso, o en cualquier otra razón que no se refiera directamente al estado de la salud mental”.

“Ninguna persona o autoridad clasificará a otra persona como enferma mental o indicará de otro modo que padece una enfermedad mental salvo para fines directamente relacionados con la enfermedad mental o con las consecuencias de ésta”, indica.

La junta directiva de la FPV asegura que con frecuencia, estas afirmaciones provienen de personas sin la formación académica requerida en psicología y que no poseen las credenciales necesarias para ejercer esta profesión.

Como profesionales de la psicología somos formados -durante varios años- para ser lo más ecuánimes, deductivos y comedidos posibles en nuestros planteamientos, sin privilegiar a ninguna de las partes en conflicto.

Al desempeñar nuestro trabajo nos focalizamos en los puntos en común más que en las diferencias, aunque siempre siendo respetuosos y garantes de éstas.

Procuramos la búsqueda de la armonía y el encuentro por encima de la separación y el enfrentamiento, promoviendo el bienestar del individuo, de los grupos y de la sociedad.

Ante esta delicada situación, expresamos nuestro profundo rechazo a la pretensión de uso para validar y legitimar el poder. Más aún cuando es empleada como vía para causar sufrimiento a personas en circunstancias, en las que precisamente debemos orientarnos al alivio del mismo y a la promoción de sus derechos fundamentales.

En este sentido, exhortamos a nuestros agremiados a tener presente en su práctica psicológica, un estricto apego a nuestra Ley de Ejercicio, Código de Ética Profesional y a las normas nacionales e internacionales que rigen la materia.

La FPV ratifica su interés y disposición para coadyuvar en la consecución de una meta en común que nos permita -como venezolanos- diseñar espacios “no violentos” de encuentro, donde puedan dirimir nuestras diferencias, reconociendo al otro.

“En este sentido creemos que los encuentros genuinos que procuren alcanzar acuerdos justos, resultan impostergables”, concretaron.

LABORATORIOS DE PAZ

El 21 de este mes, el diputado por la Unidad, Ángel Medina, denunció que al menos 40 jóvenes detenidos por participar en las protestas de oposición ya estarían siendo víctimas de “tratamientos psiquiátricos” por parte del Gobierno.

Desde la Asamblea Nacional (AN), el parlamentario criticó la práctica con la que se pretende regenerar a los jóvenes que ellos califican como “guarimberos”. Se trata de la puesta en práctica de los llamados “laboratorios de paz” que anunció el presidente Nicolás Maduro en días recientes. “Ahora la intención no es solo catalogar a los que se oponen al Gobierno como terroristas, sino que a todo aquel que está en contra del régimen está enfermo mentalmente”, denunció el diputado Medina durante un encuentro en el Parlamento con psicólogos y psiquiatras para debatir sobre el “terrorismo psicológico” que el Gobierno presuntamente quiere sembrar en el país.

En el encuentro en la Asamblea Nacional, el psicoanalista Gustavo Zapata, miembro de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, destacó lo terrorífico de esos “laboratorios de paz” del Gobierno, que, según trascendió, comenzaron a funcionar con al menos 40 jóvenes que detuvieron en protestas“Rechazamos que el Gobierno use categorías psicológicas para descalificar a sus adversarios políticos. No hay manera de saber quiénes de esos jóvenes serán sometidos a la acción de estos laboratorios. Esta nueva acción viola la Declaración Universal de Derechos Humanos”, se conoció a través de Caraota Digital

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.