“La vacuna contra el Virus del Papiloma Humano mostró ser segura, sin diferencias en efectos adversos entre las mujeres inmunizadas o no”. Son los resultados del último estudio científico sobre el tema, publicado hoy por la Colaboración Cochrane, según informó el Departamento de Epidemiología Clínica y Bioestadística de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Javeriana.

En el estudio que agrupó los resultados de 26 experimentos clínicos con 73 mil 428 mujeres participantes, se encontró que, además de ser segura, la vacuna logró disminuir el riesgo de cualquier lesión premaligna (clasificadas, según su severidad, en tipo 2, tipo 3 y adenocarcinoma in situ (AIS). Los experimentos mostraron tener buena calidad científica y reunieron datos de mujeres de todos los continentes, entre los 25 y los 45 años.

El Virus del Papiloma Humano (VPH) se adquiere por contacto sexual, pero el sistema de defensas de la mayoría de mujeres lo puede eliminar. Cuando no sucede y el virus sigue presente, causa anormalidades en las células del cuello de la matriz, que son lesiones precancerosas. Y sin tratamiento pueden convertirse en cáncer.

Por lo menos el 70% de los casos de cáncer cervical tiene como responsable a alguno de esos virus. La vacuna VPH prepara al sistema de defensa del organismo para evitar la infección por el virus y puede evitar la aparición de esas lesiones premalignas, que luego se convertirán en cáncer.

El estudio publicado por la Colaboración Cochrane, mostró que con la vacunación, se disminuyen estas lesiones. A la fecha no había estudios grandes como para demostrar que con la aplicación se reduce la aparición de cáncer, pero la reducción de las lesiones premalignas hace pensar que se está evitando.

La investigación no encontró ninguna diferencia en el riesgo de tener efectos secundarios o adversos de la vacuna al comparar a las mujeres inmunizadas con las no inmunizadas. La frecuencia de efectos fue cerca del 7 % en ambos grupos, igual para los dos grupos, lo que ofrece información sólida sobre su seguridad, según los científicos.

En Colombia, la aplicación de la vacuna se hizo polémica a principios de 2014, cuando 243 niñas empezaron a desmayarse en el municipio de El Carmen (Bolívar), y una de ellas, Delida Picalua Lambraño, de 17, murió en 2016. Los familiares y líderes de la población atribuyeron la muerte y los desmayos por la colocación.

En 2012, el Ministerio de Salud incluyó la vacuna en el programa de inmunización pública, y a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) adquirió 6 millones de dosis para vacunar 3 millones 200 mil niñas entre los 9 y los 17 años.

La campaña costó 162 mil millones de pesos, según El Tiempo, y cubrió a 2 millones 900 mil colombianas hasta la crisis en El Carmen, cuando tuvieron que enviar un equipo de investigación y uno de control para manejar la epidemia. Las hipótesis apuntaron a que sería una especie de “pánico colectivo”, y la relación entre la vacuna del VPH y los desmayos no pudo ser probada.

Con información de la agencia EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.