COMPARTE


El primer decomiso se efectuó en un sector del estado Cojedes. (Foto Cortesía)

La Guardia Nacional Bolivariana (GNB) incautó 44 toneladas de cobre de dudosa procedencia, 14 de ellas en el estado Cojedes dentro cuatro camiones que presuntamente transportaban naranjas y 30 más en una recuperadora ubicada en el municipio Libertador del estado Carabobo.

El Secretario de Seguridad Ciudadana y jefe del Comando Regional Nº2 de la GNB, G/D Arquímedes Herrera Ruso, dio parte sobre los hechos que se suscitaron la madrugada de este jueves en los estados Cojedes y Carabobo, en donde se decomisaron más de 44 mil kilos de cobre, los cuales son de procedencia presuntamente ilegal.

Herrera informó que el primer decomiso se efectuó en un sector del estado Cojedes, en donde se mantenía instalado un punto de control por efectivos adscritos al destacamento Nº 23. “Los uniformados se percataron del tránsito de cuatro camiones 350 que viajaban uno tras otro, por ello se les detuvo para hacer un chequeo de la carga que transportaban y pedir la documentación correspondiente”, explicó.

Agregó que los choferes de dichas unidades de carga mostraron una guía de Insai, la cual autorizaba el transporte de supuestas naranjas desde el estado Carabobo hasta Táchira, pero aún así los guardias procedieron a verificar la carga, logrando percatarse del cobre que iba debajo de la referida fruta.

“El cobre es un material estratégico que está prohibido trasladar sin documentación alguna, además el costo de una tonelada se encuentra entre los siete mil dólares o más”, aseguró.

30 toneladas embaladas en Libertador

Herrera también mencionó que luego de la incautación suscitada en la ciudad de San Carlos, se abrió una averiguación para recabar más información, logrando descubrir el punto de partida de donde salían los camiones con la carga, en el cual se encontraban 30 toneladas más de cobre embaladas por peso, que se presume iba a ser transportado posteriormente.

Ruso añadió que en dicha recuperadora se localizaron dos mil kilos de bronce, 18 toneladas de acero, dos mil baterías usadas y 120 mil kilos de aluminio en paila. “También nos causó suspicacia la permanencia de las panelas de aluminio en grandes cantidades y en este sentido, en las próximas horas realizaremos las pruebas pertinentes a fin de verificar si se trata de aluminio primario”, puntualizó.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.