Era el año 1917. En pleno régimen gomecista nueve personas se reunieron en el bar “Back Stop” de Catia. Tenían la osada intención de escoger, de manera democrática, algo impensable para el momento político, el nombre de un nuevo equipo de béisbol. La votación arrojó un ganador indiscutible: Magallanes.

Al bravo estrecho homónimo, entre los océanos Atlántico y Pacífico, se le debe la identificación de la organización deportiva de mayor longevidad en Venezuela. “Muy pocos barcos atraviesan airosos por allí, así como en el futuro sucederá con los clubes que enfrenten al Magallanes” sentenció ese 26 de octubre Antonio Benítez, quien fue uno de los fundadores y además dueño del local cercano al Palacio de Miraflores según reseña el historiador, comentarista e integrante del circuito oficial del conjunto Giner García.

Para aquella época aún no existía béisbol profesional. Las rivalidades entre parroquias caraqueñas eran la principal atracción de los aficionados a esta disciplina. La Nave Turca, como se le conoció desde sus inicios en el ámbito popular debido al origen árabe de cuatro de sus miembros creadores, perdió con un rotundo 20 a 6 contra Flor de Ávila, durante su debut en febrero de 1918. Luego de esa primera experiencia, la fiebre española apareció en el país y diezmó a los peloteros del conjunto, el cual no volvió a competir hasta 10 años después.

Magallanes en la década 1930/ Foto: Rafael Lairet

Con el nacimiento de la Liga Nacional de Béisbol en 1927, aún en la era amateur, se dio la primera refundación del equipo. En el siguiente lustro la novena se instauró en el corazón de la parroquia capitalina donde se originó su existencia y legó su nombre a la populosa Magallanes de Catia. Juan Vicente Gómez seguía en el poder y su hijo era dueño del Concordia, conjunto que ofreció cuantiosas sumas de dinero a los mejores peloteros de los turcos y acabó con su segundo período de actividad.

El año 1941 marcó un año histórico para el béisbol venezolano. Se logró el primer Campeonato Mundial Amateur en Cuba y para el Magallanes entró en escena un empresario de productos electrodomésticos: Carlos Lavaud compró los derechos de la organización a los antiguos dueños. Allí surgió el mote de “los eléctricos”, con el que aún se conoce al equipo.

INICIO DE LA ERA PROFESIONAL

Con Lavaud al frente y la presencia de Vidal López, Jesús “Chucho” Ramos y Alejandro “Patón” Carrasquel como figuras, el Magallanes formó parte del nacimiento del profesionalismo en Venezuela en 1946. Ganó el primer juego disputado en la liga, con marcador de cinco carreras por dos contra el Patriotas y en los registros dejó la primera anotada en los pies de Luis Aparicio Ortega, así como el primer triunfo para un lanzador con el sello Carrasquel.

Alejandro “Patón” Carrasquel -a la izquierda- fue el primer lanzador en ganar un juego en la LVBP/ Foto: Íconos de Venezuela

La llegada del manager cubano Lázaro Salazar y la aparición del joven sensación Luis “Camaleón” García, distinguido como Novato del Año, le dieron el primer título profesional al club en la temporada 1949-1950. El dominio se reafirmó en la zafra siguiente, con el bicampeonato. Los protagonistas fueron prácticamente los mismos y con ellos se comenzó a llenar el palmarés de la organización.

Luis “Camaleón” García fue uno de los primeros ídolos de la afición magallanera/ Foto: Archivo

El tercer campeonato llegó en la 1954-1955, de nuevo con Salazar como timonel, apenas dos años antes de su muerte en México, donde logró otros siete títulos. Los resultados deportivos no se reflejaron en los económicos, por lo que Lavaud se vio obligado a vender el equipo a nuevos propietarios, los publicistas Joe Nava y Jhonny Cruz. El empresario cedió la franquicia pero no el nombre, razón por la que el conjunto pasó a llamarse primero Indios de Oriente y luego Estrellas Orientales. Durante esta época no hubo mayor resonancia en los terrenos, pero se logró una popularidad notoria en la región oriental del país debido a las continuas giras en esa zona.

LLEGADA A VALENCIA

Ya con la marca de Navegantes del Magallanes, José Ettedgui y Alberto Raidi adquirieron la divisa en 1969 y la trasladaron a la ciudad de Valencia. El estadio “José Bernardo Pérez” fue adoptado como sede y escenario principal de nuevas hazañas. El éxito fue inmediato: En esa debutante campaña en la capital carabobeña el equipo no solo se alzó con el campeonato nacional sino también con su primera Serie del Caribe, la cual se disputó en Caracas, su antiguo hogar.

La década de los 70 dejó otros dos títulos en las vitrinas magallaneras y el recuerdo del denominado “Poder Negro”. Clarence Gaston, Jim Holt, Harold King, Don Baylor, Dave Parker, Jim Rice, Herman Hill, Bob Darwin, Iván Murrel y Mitchell Page conformaron el grupo de peloteros importados de raza negra que marcó una época en la pelota rentada. En la 76-77 los bucaneros consiguieron su quinto título, al vencer a los Tiburones de La Guaira y en la 78-79, de la mano de Willie “El Brujo” Horton en rol de jugador-manager, lograron una épica remontada del último lugar al título en la liga, con el colofón de su segundo cetro caribeño.

De izquierda a derecha Hermann Hill, Jim Holt, Clarence Gaston y Harold King en la 70-71/ Foto: Archivo

Luego de su sexta corona, el Magallanes inició una sequía de 14 temporadas sin probar las mieles del triunfo absoluto en la liga. En los 80 atravesó un período de fracasos, con los peores registros en desempeño de su historia. En los años 90, la renovación a cargo de Carlos García, Álvaro Espinoza y Juan Carlos Pulido, como líderes de un grupo en el que despuntaron Luis Raven, Melvin Mora, Richard Hidalgo y Edgardo Alfonzo, entre otros jóvenes, dejó su huella en los campeonatos 93-94, 95-96 y 96-97.

PASIÓN CENTENARIA  

La Nave completó su tercer bicampeonato histórico en las temporadas 2012-2013 y 2013-2014, con Luis Sojo y Carlos “El Almirante” García alternándose el mando de la novena, y la actuación de Mario Lissón, Pablo Sandoval, Adonis García, Ramón Hernández y Endy Chávez en papeles estelares. Posterior a los títulos prosiguieron dos subcampeonatos seguidos, además del fin de la era García como manager de la divisa.

La recapitulación de la historia del Magallanes desde sus inicios es una labor tan extensa como llena de episodios que marcan las idas y venidas de una franquicia que logró mantenerse en el tiempo. Entre los logros de mayor prestigio resalta el de ser la segunda organización más ganadora del béisbol venezolano, con 12 gallardetes, solo detrás de sus eternos rivales los Leones del Caracas, con 20, además de la primera conquista de la Serie del Caribe para un equipo representativo del país.

La temporada 2017-2018 marcará el centenario de un club arraigado en la cultura venezolana, casi universal por la naturaleza de un nombre que todos adoptan como propio. Nueve hombres se reunieron aquel 26 de octubre para dar comienzo a un sueño beisbolero que hoy es sinónimo de pasión y alegría para millones de personas, no solo en la nación sino en cada rincón del mundo donde exista un individuo que se haga llamar magallanero.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.